Free Web Hosting Provider - Web Hosting - E-commerce - High Speed Internet - Free Web Page
Search the Web

ORACIONES A JESÚS

 

Creo, Señor, pero dame una fe más firme;
Espero, pero dame una esperanza más segura;
Amo, pero dame un amor más ardiente;
Me duelo, pero dame un dolor más vehemente.
Te adoro como primer principio;
te deseo como último fin;
te alabo como bienhechor constante;
te invoco como defensor propicio.
Con tu sabiduría guíame,
Con tu justicia sujétame,
Con tu clemencia confórtame,
Con tu potencia protégeme.
Te ofrezco, Señor, mis pensamientos,
para que se dirijan a ti;
mis palabras, para que hablen de ti,
mis obras, para que se conformen a ti,
mis sufrimientos, para que los soporte por ti.
Quiero cuanto tu quieres,
lo quiero porque lo quieres.
lo quiero como lo quieres,
lo quiero mientras lo quieres.


¡Oh Jesús, huésped de mi alma!
Enséñame Tu lenguaje, para hablar como Tú;
infúndeme Tu amor, para amar como Tú;
dirige mis pensamientos, para pensar como Tú;
comunícame tus sentimientos; para sentir como Tú.
Quisiera irradiarte de modo tal,
que todos vean que eres TU, Jesús, quien habla, ama, piensa
y siente a través de mi persona,
"que ya no viva yo, sino que seas Tú, amado Jesús, quien viva en mi"
Amén.


Señor, que sea atento en la oración,
sobrio en la mesa,
diligente en el trabajo,
firme en el propósito.
Que procure tener
inocencia interior,
modestia exterior,
conservación ejemplar,
vida regular.
Que me dedique activamente
a donar la naturaleza,
cultivar la gracia, observar la ley,
merecer la salvación.
Que aprenda en ti
la pequeñez de lo terreno,
la grandeza de lo divino,
la brevedad de lo temporal,
la perennidad de lo eterno.
Que me prepare a la muerte,
tema el juicio,
evite el infierno y alcance el paraíso.
Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.


Aquí estoy, dulce Jesús bueno,
arrodillado ante ti;
con todas las fuerzas del alma
te ruego y te suplico
que infundas en mi corazón
vivos sentimientos de fe, esperanza y caridad,
verdadero arrepentimiento de mis pecados
y firme deseo de convertirme;
mientras, con gran aflicción y dolor,
medito y contemplo tus cinco heridas,
evocando las palabras que en tus labios ponía, Jesús bueno,
el profeta David:
"Me taladraron las manos y pies y puedo contar mis huesos".

 

Alma de Cristo, santifícame.
Cuerpo de Cristo, sálvame.
Sangre de Cristo, embriágame.
Agua del costado de Cristo, lávame.
Pasión de Cristo, confórtame.
¡Oh buen Jesús, óyeme!
Dentro de tus llagas, escóndeme.
No permitas que me aparte de ti.
del maligno enemigo, defiéndeme.
En la hora de mi muerte, llámame.
Y mándame ir a ti,
para que con tus santos te alabe
por los siglos de los siglos. Amén.


Ven, Creador, Espíritu amoroso,
ven y visita el alma que a ti clama
y con tu soberana gracia inflama
los pechos que criaste poderoso.
Tú que abogado fiel eres llamado,
del Altísimo don, perenne fuente
de vida eterna, caridad ferviente,
espiritual unción, fuego sagrado.
Tú infundes al alma en siete dones,
fiel promesa del Padre soberano;
tú eres el dedo de su diestra mano,
tú nos dictas palabras y razones.
Ilustra con tu luz nuestros sentidos,
del corazón ahuyenta la tibieza,
haznos vencer la corporal flaqueza,
con tu eterna virtud fortalecidos.
Por ti, nuestro enemigo desterrado,
gocemos de paz santa, duradera,
y, siendo nuestro guía en la carrera,
todo daño evitemos y pecado.
Por ti al eterno Padre conozcamos,
y al Hijo, soberano omnipotente,
y a ti, Espíritu, de ambos procedente,
con viva fe y amor siempre creamos. Amén.


Recibe, Señor, nuestros miedos
y transfórmalos en confianza.
Recibe, Señor; nuestro sufrimiento
y transfórmalo en crecimiento.
Recibe, Señor; nuestro silencio
y transfórmalo en adoración.
Recibe, Señor; nuestras crisis
y transfórmalas en madurez.
Recibe, Señor; nuestras lagrimas
y transfórmalas en plegaria.
Recibe, Señor; nuestra ira
y transfórmala en paciencia.
Recibe, Señor; nuestro desánimo
y transfórmalo en fe.
Recibe, Señor; nuestra soledad
y transfórmala en contemplación
Recibe, Señor; nuestras amarguras
y transfórmalas en paz del alma.
Recibe, Señor; nuestra espera
y transfórmala en esperanza.
Recibe, Señor; nuestra muerte
y transfórmala en resurrección.

Página Principal | Oraciones Jesús | Oraciones Virgen | Curiosidades | Imágenes | Peticiones, cadenas | Links